• Instagram
  • Vimeo

 

                                 Lavar, lavar, lavar, lavar, lavar, lavar.

 

En los actos más íntimos y cotidianos es donde nos encontramos y develamos nuestro ser, actos llenos de memorias, gestos y secretos.

Proyecto que surge de la necesidad de reconocerme y reconstruirme a partir de los recuerdos impregnados en acciones cotidianas, recordar cada hábito, cada momento, cada risa y cada caricia, cada sonido y textura.

 

                                                                  Recordar, recordar, recordar...
                                                                                                                          olvidar.

 

Consiste en elegir la ropa que detona los recuerdos asociados a esas personas, personas que de cierta forma han determinado mi forma de ser y la forma en la que me relaciono con mi cuerpo. La ropa adquiere el matiz de mi cuerpo y los cuerpos con los que ha estado en contacto, se vuelve un recipiente de memorias y vivencias; al lavarla con mis manos trato de encontrar aquello de mi identidad que es indisoluble, aquellos recuerdos que conforman mi ser y diluir aquellos que le pertenecen a los demás.

 

 

Descubrir el exterior para llegar al interior.